Modo de empleo del libro. Una regla simple: abrirlo como si fuera una naranja.

Incitada por la invitación: "Abra este libro como quien pela una fruta." Desde el primer contacto con este inusual poemario, el lector que  quiera acceder a la continuidad poética de su contenido debe sentirse obligado a poner en entredicho sus hábitos de lectura, para convertirse, sin tardar, en espectador creativo. La única condición por supuesto es seguir al pîe de la letra la instrucción de lectura que el poeta nos da y que consiste en pelar el libro como si fuera una fruta, es decir, hasta que desplegando la hoja-cascara en dirección de la longitud, el libro quede abierto como un acordeón. Una vez abierto el libro, No queda sino el placer de disfrutar de cada poema.

Articles about the Topic "Abra el libro como quien pela una fruta"

¡Bienvenido! Inscríbete por email a nuestro servicio de suscripción de correo electrónico gratuito para recibir notificaciones de noticias, novedades y eventos.