Utopia(s) andina(s) e indigenismo de vanguardia

Ensayos
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Jorge Coronado (“The Andes Imagined. Indigenismo, Society and Modernity”) "argumenta que la literatura indigenista no es realmente acerca de los pueblos indígenas, sino más bien  sobre nociones competidoras de cómo pensar la modernidad."

Martin Chambi 5Victor Mendívil y el gigante de Paruro.  (Fotografía de Martín Chambi.)

 

Andrea Cangialosi
MiDIC-GSP 2013
Cultura e identidad en América Latina
(Mod. II) Prof. Félix Reátegui
GSP-FLACSO Argentina

«Algunas palabras muy intensas y diferentes abren
vastos espacios donde lo real roba lo ficticio»
João Guimarães Rosa,
"Entremeio: Com o vaqueiro Mariano" 

El indigenismo se refiere ampliamente a un movimiento cultural, social y político de indios  – término utilizado para designar a todos los indígenas – a través de una constelación muy variada de prácticas (incluyendo la pintura, la fotografía, la literatura y la crítica literaria y cultural, así como diversas políticas de gobierno). Aunque posiblemente esta tendencia intelectual se remonte a los comienzos de la conquista española con la defensa de los derechos indígenas de Bartolomé de las Casas, ella alcanzó su máximo apogeo a principios del siglo XX, una década de fermento cultural en casi todos los países latinoamericanos (especialmente en los Andes y México, hogar de civilizaciones precolombinas altamente desarrolladas) (Coronado: 5-6). Los Indigenistas eran habitualmente habitantes urbanos blancos (forasteros cultos, incluyendo arqueólogos, antropólogos, teólogos, novelistas, artistas, filósofos, políticos, activistas políticos) que a  menudo, mientras homenajeaban, desde su privilegiado punto de vista de elite, historias antiguas, también lamentaban la deplorable y empobrecida situación de sus descendientes contemporáneos. El indigenismo se esforzó por reivindicar a los pueblos indígenas de la zona después de siglos de abuso y marginación de éstos (Coronado: 6,8). [...] «Por consiguiente, el indio representado por proyecciones de otros, se convirtió en un componente crítico de las nuevas configuraciones de la sociedad y la cultura andina que estas prácticas imaginaron» (Coronado: 1). Lo más importante en el discurso indigenista es la propia lucha por poseer la manera apropiada de llegar a ser moderno. Por eso, para abordar los dilemas de la representatividad, se insta a definir los conceptos que orquestan el debate entre modernidad y modernización. 

Coronado entiende la modernización a la luz de dos ejes casi inextricables. Por un lado, como acciones iniciales, marcando el influjo de los intereses y sistemas económicos extranjeros; la llegada y la eventual erupción de conceptos culturales extranjeros; la producción artística y la "tecnificación" (innovaciones que inducen a cambiar el modo de vida); y por otro lado, como reacciones, expresada en «una amplia gama de cambios materiales y conceptuales en América Latina, especialmente ... después del período de independencia de la década de 1820 ... incluyendo [los] procesos de democratización social y el surgimiento subsecuente de nuevos temas ... y otros procesos conceptuales y unidades de identidad comunitaria e individual ... que desencadenan [sic] sujetos subalternos  que sentarian las bases para reclamar a las  sociedades que ... los marginaron» (Coronado: 2). 

Por modernidad, en cambio, observamos encuentros, contactos y absorciones o reformulaciones que constituyen una «respuesta fluida a las vertiginosas variaciones de modernización que se extendieron por toda América Latina», así como «formaciones discursivas propias de los intelectuales que se dedicaron a representar a los pueblos indígenas en sus propias obras » (Coronado: 3); una producción de  modernidad previsible como «inevitable» por Quijano en su obra: «Modernidad e identidad».

Durante la década de 1920, el Perú es testigo en cierto modo de una convergencia entre indigenismo y vanguardia, o "indigenismo vanguardista", siguiendo el uso mariateguista del mismo termino (Coronado: 77). Junto al patrimonio dejado por el anarquista Manuel González Prada (Ríos: 22), que a menudo es considerado como el  fundador del indigenismo en el Perú; estaba el grupo vanguardista Orkopata, en la aislada zona rural de Puno, caracterizada por la mayoría indígena,  liderado por los mismos hermanos que fundaron una de las dos fundamentales revistas culturales indigenistas: la "revista cultural Boletín Titikaka", publicada  entre 1926 y 1930 por Alejandro y Arturo Peralta, conocido como Gamaliel Churata. Vich  enmarca el boletín como parte de un contexto más amplio de aparición de la clase media y aparición de un  nuevo intelectual mestizo, ganando terreno en la lucha por la "interpretación simbólica de la  nación" contra el "cuño" (sello) tradicional, criollo y oligárquico. Mariátegui, quien dirigía  la otra revista, "revista Amauta ", en los mismos años, se encontraba entre los que se oponían a este tipo de  intelectual, visto en Riva-Agüero por ejemplo (Rama: 129-130, Ríos: 23). El objetivo era asegurar un  futuro para la gente y la cultura andina a través de una apertura a la modernidad y la capacidad de una reelaboración creativa (Vich: 31). Insistiendo en la dimensión continental del proyecto nacional de renovación, la militancia vanguardista fue un recurso desplegado para exaltar las tradiciones autóctonas, que  era única y peculiar de las Américas (Vich: 56).

Coronado argumenta que la literatura indigenista no es realmente acerca de los pueblos indígenas, sino más bien  sobre nociones competidoras de cómo pensar la modernidad. Coronado se basa en el trabajo de José Antonio Lucero para resaltar un cambio significativo de los forasteros que representan a los pueblos indígenas como subalternos / subordinados que se representan a sí mismos: «[...] una representación de los propios súbditos indígenas, no como objetos a ser compadecidos o símbolos a superar, sino como sujetos históricos que resisten y demandan un espacio en la modernidad» (coronado: 161). Como Vich también lo demostró, fue un modelo profundamente original  de transculturación que reflejaba las estrategias estéticas de un proyecto vanguardista, filtrado a través de un contexto local específico: un modelo literario para un modelo social y político más inclusivo, si es que fuera utópico. La "utopía andina", luego de la formulación de Flores Galindo, se refería a una inversión  en la dominación cultural mundial, donde los andinos escapan al dominio de la cultura occidental y  finalmente toman su lugar, suponiendo una visión del Perú contraria a la que respalda la "república  aristocrática " – intelectuales conservadores e hispanizantes. Para eso se requirió un cambio en  la relación entre la capital (establecida "ciudad de letrados") y provincias (Ríos: 23, Vich: 76).  

Carlos Alonso ha observado con referencia a la transculturación, un concepto que Fernando Ortiz originó -desarrollado por Angel Rama en "Transculturación narrativa en América Latina" - que la lógica detrás de ella también parece operar a expensas de la cultura más débil, siendo uno de ellos  absorbido (Ríos: 30-31). En los defensores de la transculturación, Alonso percibe la voluntad de asignar una  agencia al socio más débil, ya que se trata de un «proceso dialéctico entre sus dos partes constitutivas»; en  otras palabras, «una falta de voluntad para participar en el proceso que llevaría a una modernidad alternativa reconocible. [Coronado] cree que esta negativa anima el trabajo poético de Oquendo de Amat. En 5 metros de poemas, el modelo de una hibridación voraz como una concretización de la modernidad no sólo crea una ansiedad en el discurso poético sino que desestabiliza cualquier lectura de estos poemas como  expresión de una modernidad alternativa» (Coronado: 79). Un intento fallido de negociar la "introducción inevitable de la modernización" y contrarrestarlo con una "modernidad propia", "considerada como  más inherente a la región que como una interrupción artificial y extranjera" (Coronado: 77).

Coronado también yuxtapone acertadamente el "discurso migratorio" donde "la heterogeneidad está animada por la  inconmensurabilidad radical de las culturas indígenas con sus contrapartes / homologas occidentales, especialmente hispanas" (Coronado: 87). Aunque, el indigenismo de Melgar – con el uso de la forma yaraví –  por ejemplo, esté diametralmente opuesto a la obra de Oquendo, [...] «porque su característica distintiva es una especie de  infidelidad con respecto al discurso y a los fenómenos de modernidad» (Coronado, 88). 

En el núcleo del viaje poético de Oquendo, envuelto por los poemas iniciales de "abandono emocional ("aldeanita", "cuarto de espejos") y los últimos de retiro desilusionado y traumático ("madre", "campo") en el poemario brillan centralmente “Reclam” y “nueva York”. En el  primero, una metáfora fílmica revela un intento de coordinación optimística entre la naturaleza y la metrópoli; y el contrato consumista / converaniego, que permitiría reclamaciones de recién llegados y estatus a los nuevos, y aún más específicamente una autosustentabilidad a los escritores; Además, la producción soñada proviene de la  periferia, siguiendo la condición de Berkeley: "Ser (Perú) = Ser internacional" (Coronado: 89-90). En el segundo y último, en cambio, se disipa la armonía y se invalida el tratado /contrato: se hace referencia al encuentro cultural conflictivo. Las culturas solo deben purificarse unas de otras, como autónomas y  mutuamente excluyentes. Oquendo nunca intenta ninguna redefinición de premisas ni un uso autóctono  de la forma importada – aunque atacando (su propio) vanguardismo práctica la  obsolescencia e ingenuidad, al insinuar el manifiesto del futurismo de Marinetti –, dejando al dominador persistentemente en su  lugar. (Coronado: 93-97) «Oquendo de Amat no desplega la cultura andina en un intento de dar forma a  los contornos de modernización del Perú»: un objeto maleable, en lugar de un sujeto intérprete (controlador de modernización), «una modernidad imaginada que podría negociar efectiva y conceptualmente  el encuentro entre mundos tradicionales y modernos» (Coronado: 78). Por lo tanto,  Coronado argumenta que la debilidad de 5 metros se puede encontrar en la falta de recubrimiento ideológico / mítico (Coronado: 99-100). «Los representantes de Amat ... no pueden cuestionar /impugnar la absorción y la subsiguiente pérdida de la alteridad de los Andes,  ni trazar un camino sustancial durante el siglo XX que pueda  identificar a la autóctona como un valor positivo y dinámico» (Coronado: 100).

La utopía a la que en tonó se diferenció: Oquendo se mudó a Bolivia como activista marxista y agitador político, pasando sus últimos 9 años supuestamente invirtiendo sus palabras oralmente, o mediante crítica social  en los periódicos bolivianos, terminando cautivo /preso y torturado en La Paz. (Coronado: 100-101). Todavía queda mucho por comprender: « moú Abel tel ven Abel en el té » (de "poema al lado del sueño").

Bibliografía: 

♦ Coronado, Jorge (2009). “The Andes Imagined. Indigenismo, Society and Modernity” 

Introduction: “Indigenismo, modernity, indigenismos, modernities” 

Chap. 3: “(Un)Happy Endings: Film, Modernity, and Tradition in Carlos Oquendo de Amat”

♦ Rama, Ángel (1982). “Literature and Culture”. In: Ana del Sarto, Alicia Ríos and Abril Trigo (editors) The Latin American Cultural Studies Reader. Durham, Duke University Press. 


♦Ríos, Alicia (2004). “Traditions and Fractures in Latin American Cultural Studies”. Introduction to Section I: Forerunners. In: Ana del Sarto, Alicia Ríos and Abril Trigo (editors) The Latin American Cultural Studies Reader. Durham, Duke University Press. 

♦ Vich, Cynthia (2000). “Indigenismo de Vanguardia en el Perú: un estudio sobre el Boletín Titikaka”. Chap. 2: “Hacia un nuevo discurso intelectual”.

Fuente en inglés:  

https://www.academia.edu/5821879/Carlos_Oquendo_de_Amat_-_Andean_utopias_and_indigenismo_de_vanguardia

Traducido del ingles con ayuda de google traductor y otros sitios de la red por: Rufo DIAZ BUTRON

¡Bienvenido! Inscríbete por email a nuestro servicio de suscripción de correo electrónico gratuito para recibir notificaciones de noticias, novedades y eventos.