Manual para cuidar de un Cronopio

Expiré

The Strange Life Bloody (avante.biz/) Fotomontaje RDB

Américas
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

"Según Cortazar, "Un Cronopio es un dibujo fuera del margen, un poema sin rimas", sin embargo por la libertad que brinda el autor, definir a un Cronopio es casi imposible, sin embargo, brindaremos atributos que hacen a un Cronopio ser él."

Manual para cuidar de un Cronopio

Por Jhon Fredy Escobar Soto, Cette adresse e-mail est protégée contre les robots spammeurs. Vous devez activer le JavaScript pour la visualiser.


Cronopios1

Credtos imagen : The Strange Life Bloody (www.avante.biz)

 

Parte uno, Definición:

Según Cortazar, "Un Cronopio es un dibujo fuera del margen, un poema sin rimas", sin embargo por la libertad que brinda el autor, definir a un Cronopio es casi imposible, sin embargo, brindaremos atributos que hacen a un Cronopio ser él:

Un Cronopio no es hermoso como una Fama o una Esperanza, los Cronopios son simples, les gusta sentirse a la moda, lo que no implica que sigan las últimas tendencias, solo buscan la comodidad, prefieren andar descalzos, a ellos el contacto con la tierra les recuerda su pasado, los invita a un futuro y a despegarse del suelo algunas veces. Son tan soñadores, que se elevan, y por ello de vez en cuando, realmente muy frecuentemente, golpean el suelo, por caerse de las nubes. ¡No importa!, ellos siempre se levantan porque creen que la vida es de caer y levantarse, si, eso es la vida para ellos, un compendio de momentos, un retazo de instantes, que recuerdan fotográficamente y que se les graban hasta en los huesos; por ello nunca dejarán de querer volar nuevamente y no se armarán de excusas para no hacerlo. Ellos tienen la necesidad de compartir instantes y necesitan volar para hacerlo.

Siempre encuentran lo bonito de cada momento, son románticos y un poco ilusos, por eso cada instante es perfecto, cada momento es excepcional, cada palabra es poesía. Un momento común y corriente para otro no lo es para él. El Cronopio magnifica la belleza, la abraza, la hace suya, por eso disfruta los momentos que comparte con el ser amado mientras se olvida del mundo, todo se detiene y el Cronopio sólo puede imaginarse en ese aquí y en ese ahora, sólo puede contemplar la belleza de los labios que se mueven mientras hablan, el sonido que emana de ellos, sólo puede concentrarse en el alma del otro que se devela y sale por sus ojos, y lo toca, él siente las caricias del alma y las de la piel. De repente mira al cielo mientras es abrazado o besado, ve que es luna llena, la tibia y tenue luz de un farol a lo lejos crea extrañas sombra en el suelo, escucha y contempla el movimiento de las ramas de un árbol agitadas por el viento, una flor, el eco de las voces y las risas alrededor, el corazón se le llena y el Cronopio piensa ¡Qué momento tan perfecto!.

Ese sentido poético del Cronopio, no sólo hace que este ser encuentre la belleza en sus instantes, la armonía en el caos, sino que también hace de él un ser un poco depresivo, el dolor también lo hace más grande, más profundo, más fuerte. Por cosas que los demás mortales no sufrirían, el Cronopio sufre, sufre más, sufre el doble. Probablemente la razón para que él sane y olvide más rápido es su forma de sufrir, lo hace más profundamente pero en más corto tiempo que los demás, hasta que él encuentre de nuevo algo que lo sorprenda. Como necesita poesía, necesita amor.

Los Cronopios son optimistas, ya que “no se desaniman porque creen firmemente que estas cosas les ocurren a todos y al final solo pueden admirar la belleza, duermen y sueñan para “levantarse contentisimos”. Esa es la razón por la cual a los Cronopios les encanta dormir y lo hacen con tanto gusto, pues una hora más de sueño, es una hora más de sueños. A los Cronopios, los reconforta su cama, se sienten libres y tranquilos. Entre las tibias cobijas, se imaginan en el vientre del universo, la cabeza en la almohada es un portal a los pensamientos, que a veces no los dejan dormir.

Para ellos no hay placer más infinito que soñar acompañados de su ser amado, dormir sintiendo el calor y el olor del otro cuerpo a su lado y por la mañana despertarse y verlo hasta en esa contemplación quedarse dormido de nuevo.

“Los Cronopios, esos seres desordenados y tibios, dejan los recuerdos sueltos por la casa, entre alegrías y gritos, y ellos andan por el medio y cuando pasa corriendo uno, lo acarician con suavidad y le dice: no vayas a lastimarte”. Los Cronopios cuidan de sus recuerdos, más nunca los retienen o atan, ellos permiten que sean libres, hasta de abandonarlos, pero siempre están abiertos a su regreso, y los cuidaran.

Los Cronopios no son ricos, básicamente porque para ellos no tienen sentido tener algo que no se usa. De igual manera son un poco distraídos, están cansados de un mundo acartonado y lleno de reglas que sólo se aplican cuando conviene.

Parte dos: Que espera un Cronopio:

Un Cronopio espera encontrar su mundo dentro de mundos irreales y mágicos, encontrar sueños que le acerquen a su realidad. En últimas un Cronopio no espera nada, ya que esta convencido que todo lo que le llega tiene un potencial de ser hermoso y que puede enseñarle para “vivir contentísimo”

Parte Tres: Instrucciones:

Los Cronopios son seres dispuestos a aprender, les encanta reír, aunque deben recordarles permanentemente hacerlo para que no olviden las condiciones de la risa, es por ello que los Cronopios necesitan manuales, para llorar, subir unas escaleras, dar cuerda a un reloj.

En la cara de un Cronopio casi siempre hay una sonrisa dibujada sin saber la razón.

Dado que los Cronopios requieren de todo esto a continuación se presentan algunas instrucciones para cuidar de un Cronopio:

Instrucciones para enamorar a un Cronopio:

Los Cronopios por su naturaleza se enamoran muy fácilmente, con una pequeña dosis de sorpresas, más unas gotas de sueños y un beso en la mejilla tienes con qué enamorarlo, pero para que el ame intensamente se requieren cosas adicionales, es por ello que enamorar a un Cronopio es simple, pero mantener su atención puede ser algo más complejo.

Los Cronopios, por ser seres pacientes, han aprendido a ver el alma de las personas, y por ello nunca enamorarás a un Cronopio si tu alma no es transparente, porque el Cronopio como soñador nato necesita enamorarse de la verdad. Además, como fácil se enamoran, fácil olvidan si sienten que la persona que está a su lado no los hace soñar, creer y crecer. A los cronopios les gustan los mundos fantásticos y mágicos, pero no las falsedades del mundo real, por eso cuando un cronopio no te ame o te ame menos lo sabrás por sus ojos y porque él te lo dirá.

De igual manera el amor en los Cronopios es intenso, profundo, grande porque cuando tienes el amor de un Cronopio, él pone su vida y espera eso también, si le dices que lo amas el cronopio asumirá que es un sentimiento profundo y verdadero, un asunto en el que se entrega la vida y la energía entera, porque eso es el amor para él, así ama un Cronopio.

Nunca le des a un Cronopio lo que no quieres, porque él no lo espera. Simplemente dale lo que te nace del corazón y ello lo hará feliz. El puede aceptar que no le ames con alma, vida y corazón, que lo ames poco, que no lo ames. pero nunca que engañes un te amo.

Después de enamorar a un Cronopio, tienes que reconocer las etapas de su amor, el Cronopio se enamora de manera incremental, siente que cada nuevo amor es más grande que el pasado, y por ello el Cronopio no deja de buscar quien lo enamore más y más, es un eterno enamorado. Es por ello que debes besarlo con pasión, abrazarlo con intensidad, desearlo con fuerza y soltarlo de vez en cuando.

Los Cronopios necesitan caricias, besos y abrazos. Como son tan olvidadizos necesitan que se les recuerde constantemente que son amados, que se lo digan, que se lo demuestren. El amor sin cariño y afecto no tiene sentido para los Cronopios, son unos consentidos por naturaleza; pero también les encanta consentir, acariciar, demostrarle al otro con palabras, miradas y caricias y actos cuánto lo ama y cuánto importa para él.

El Cronopio no se enamora de profesiones, de éxitos, de quehaceres, de la inteligencia o del atractivo físico, se enamora porque sí, sin razón, no hay más motivo o excusa que el amor, que los sentimientos y sensaciones que esa otra alma le despierta. Más bien, al Cronopio lo deslumbran las almas. No lo enamora la inteligencia pero si alguien que piense y lo haga pensar. Lo enamoran las buenas conversaciones porque el Cronopio cree firmemente que con las palabras y también con lo que no se dice,, se entregan pedacitos de alma.

Instrucciones para un beso:

“Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja. Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mi como una luna en el agua.”

Mira a los ojos, acerca los labios entreabiertos, lentamente besa sus labios, no apresures la lengua, puedes desviarte a las orejas, regresa a sus labios, míralo a los ojos (posiblemente estará brotando una lagrima), acerca su cuerpo al tuyo y finalmente deja que el beso crezca.

Acaricia su pelo, su cuello, mete las manos por debajo de su blusa o su camisa rodea su cintura con tus manos, acercalo a tu cuerpo con una presión suave y fuerte a la vez, aléjalo un poco de nuevo y vuelve a acariciarlo, cierra los ojos, tócale el rostro mientras lo besas,como un ciego que descubre el mundo a través del tacto. Pero de vez en cuando ábrelos para verlo, seguramente el te estará mirando también.

Explora con la lengua y con las manos, recorre partes que nunca has besado. Puede ser un beso rápido y apasionado o despacioso y tierno, pero lo importante es que la lengua y los labios estén en una danza armónica, que luchen pero se entiendan y compenetren. Inventa nuevos besos con el cronopio, dale nombres y olvídalos para volverlos a inventar.

Instrucciones para un abrazo:

Los abrazos tienen condiciones complejas para los Cronopios, ya que muchos son preludios de besos y otros de despedidas, por ello antes de abrazar debes tener claro el objetivo.

Abrazalo fuerte, acaricia su espalda o su pelo, dile algo al oído, si quieres y piérdete por un instante en ese abrazo.

Instrucciones para desenamorar a un Cronopio:

Un Cronopio se desenamora paulatinamente, porque baja la intensidad del amor y los sueños que lo soportan se pierden, o porque con quien comparte está más preocupado por su pasado, su futuro u otros presentes. Si quieres un Cronopio a tu lado él requiere ser tu presente, el futuro ya llegará, y el pasado ya se desvanece.

Si estás con un Cronopio, ten la certeza de que eres su más hermoso e importante presente, porque recuerda que su amor es incremental, que siempre buscan las personas y los momentos que los puedan enamorar más, y que entrega su vida cuando ama. Todo esto, hace a un Cronopio un ser muy leal.

El Cronopio puede irse aunque ame, porque cree en la libertad del corazón. Él sabe poco de mentir y no se siente bien consigo mismo haciéndolo, porque piensa que es un acto egoísta con el otro y al final el que engaña siempre se engaña a sí mismo. Un cronopio es fiel a sus sentimientos (casi siempre, porque algunas veces se ha traicionado. Pero esto siempre le deje un amargo sabor), claro y transparente con las personas que quiere y que lo quieren; como conoce su corazón y sabe que es frágil, cuida el corazón de los otros, no le gusta que pedazos de corazón y alma de personas importantes para ellos caigan al suelo como cristales o porcelana y corten los pies a su paso.

Los engaños le cortan los pies y ellos los necesitan para volar. Por eso, al Cronopio le cuesta engañar y ser engañado. A un Cronopio le decepciona la mentira y puede hacer que el “siempre” desaparezca.

Instrucciones para hablar con un Cronopio:

Un Cronopio nunca habla hasta no saber que “sus palabras son las que convienen, temeroso de que las esperanzas siempre no se deslicen en el aire, esos microbios relucientes, y por una palabra equivocada invadan el corazón bondadoso de un Cronopio”. Por tanto para hablar con un Cronopio debes estar dispuesto a sus silencios, también a las lagrimas que brotan para ablandar el corazón o una tostada. Los Cronopios hablan de sueños, comparten sus pesadillas, sus risas y su corazón, y por tanto creen que cuando hablas con ellos tu también haces lo mismo, es por ello que cuando se habla con un Cronopio de debe ser cauteloso, porque cada palabra será una verdad, y podrías hasta enamorarlo.

El Cronopio ciudad las palabras, las repite con intensidad, pero desconfía de las famas cuando lo hacen, porque saben que las palabras se desgastan a fuerza de usarlas y sonar sin fuerza.

Instrucciones para pasar el tiempo con un Cronopio:

El Cronopio cuida el tiempo, lo disfruta, se lo come y cuando llega al corazón le adiciona aceite, vinagre y sal, y luego pone otro reloj. En el mundo de los Cronopios las Famas y Esperanzas son para-vidas e inter-vidas, el Cronopio es un súper-vida “más por poesía que por verdad”.

El tiempo para los Cronopios tiene una ni diferente, los Cronopios no tienen reloj por que ellos usan como unidad de medida de tiempo los momentos, por ejemplo el momento de contemplar una flor puede durar un día, lo que importa es cumplir con el rito, jugar, acariciar, mirar y dejar. Los momentos para los Cronopios son tesoros y cuando pasan son recuerdos y por tanto en ocasiones confunden los momentos y los recuerdos, claro esta, todos son siempre su presente. Uno de los momentos más lindos para los Cronopios es cuando contempla unos pies hermosos, para ellos los pies son más importantes que otras partes del cuerpo, simplemente porque con ellos se dejan las huellas que acompañan a sus recuerdos. Entonces recuerdos, huellas y momentos hacen una fiesta y son felices.

Instrucciones para soñar con un Cronopio:

Los Cronopios tienen sueños tan fuertes que pueden parecer que quieren acabar con todo por ellos, y son condenados, fusilados, pero sus sueños son capaces de sobrevivir. Es por ello que si quieres compartir un sueño con un Cronopio debes estar dispuesto a dar todo por ese sueño, recuerda que el Cronopio acepta que el sueño sea recuerdo y que los recursos siempre son libres. Los Cronopios aman la libertad y sueñan con recorrer el mundo, pero cuando la libertad es tanta que se parece a la soledad, lloran.

 

Parte Cuatro: Cosas que debes saber de un Cronopio:

Adicciones de los Cronopios

Los Cronopios por naturaleza son adictos a los sentimientos, pero en este segmento contaremos sobre otro tipo de adicciones:

Los globos rojos:

Un Cronopio persigue siempre a un globo rojo, no entiende por qué, pero con solo verlo sienten un deseo incontrolable, lo agarra, se sujeta de él; ello le trae muchas dificultades al Cronopio, porque nunca sabe donde va a caer, pero como los Cronopios viven el instante, no se preocupan, igual pueden caminar de regreso a casa cuidando sus recuerdos inmediatos.

Los postres:

A los Cronopios les encanta las brevas con miel el brazo de reina, las manzanas acarameladas con canela y muchos más. Por tanto dulce los Cronopios tienden a tener problemas de azúcar, pero no les importa, sentir como el sabor se esparce en su boca y le roba sonrisas es su placer.

Los hongos:

De pequeños los Cronopios son inquietos y por ello se escapan al campo y buscan unas pequeñas sombrillitas que cuando las comen los acercan a las estrellas.

 

Miedos de los Cronopios:

El cronopio y la soledad

El cronopio es a veces, un ser solitario, aunque la soledad lo puede hacer llorar, le gusta sentir esa pequeña presión en el pecho, ese vacío que lo parte todo en dos que causa la soledad. A los Cronopios le gustan ciertos dolores y la soledad es uno de ellos, se puede decir que es uno de los más dulces. Han aprendido a disfrutarla, a veces en soledad se ríen, se encuentran y se dan un montón de amor a ellos mismos.

 

Los Murmullos asustan a los Cronopios

Los Cronopios cuidan las palabras, los sueños y los recuerdos, por que le tienen cautela con los murmullos, ellos se instalan primero en los rincones de las casas de los Cronopios, luego ocupan lentamente las habitaciones y sin darse cuenta llegan hasta la sala, la cocina y un día el Cronopio intenta regresar a casa después del trabajo, pero no puede entrar, ya los murmullos han ocupado todos los espacios y hacen que el Cronopio ya no tenga lugar ni para él ni para sus sueños ni sus recuerdos. Es por esto que los Cronopios cambian tanto de casa, para ellos es normal y triste que un murmullo llegue y se instale y sin darse cuenta los desplace, para ellos es normal y triste que los besos se pierdan por los murmullos, que las caricias se olviden en los cuartos donde los murmullos han ocupado. Sin embargo ellos no son capaces de contratar a un exterminado de murmullos, por que sientes que esos seres tienen derecho a vivir y que si los dejaron llegar es por haber descuidado una palabra o un recuerdo. Muy pocas veces los murmullos se van por voluntad propio, cuando eso pasa los Cronopios hacen fiesta, cantan y se sienten contentísimos, por que pueden nuevamente cuidar a sus recuerdos y recuperar los cuartos donde hay abrazos, besos y caricias, donde están las palabras más lindas que han perdido fuerza por el sobre uso.

 

Composición química de las lágrimas de un Cronopio:

Como todo en los Cronopios, es difícil definir la química de sus lágrimas, porque cambian según el momento:

Lágrimas de felicidad:

3S1+C2 +A, donde S = Sonrisas. C =Corazón, A = Alma. Por tanto las lágrimass de felicidad brotan como una sumatoria multiplicada por tres de sonrisas, todo el corazón elevado al cuadrado y al infinito y toda el alma, completa y pura.

Lagrimas de amor:

Exp(3S1+C2 +A), El amor en un Cronopio potencia de manera exponencial la felicidad.

Lagrimas de tristeza:

1/(3S1+C2 +A), Todo porque se siente que uno ha sido dividido y que todo lo que fue felicidad se diluyó.

Lagrimas de Olvido:

1-(3S1+C2 +A), Ello, porque se siente que a uno le restaron la felicidad.

Es de aclarar que un Cronopio puede usar sus lágrimas para ablandar un corazón o una tostada, y esas lágrimas no requieren excusas para brotar.

El cabello de los Cronopios:

Las famas siempre tienen el cabello organizado, si es hombre un corte impecable y si es mujer lo tienen tinturado, totalmente liso y brillante. Los Cronopios tiene un cabello parecido a sus mundos, es desorganizado, un poco reseco por el sol, solo que nunca sacrificaría estar en el campo por proteger el cabello, sin embargo hacen grandes esfuerzos porque se vea bien, aprenden a peinarlo, utilizan productos naturales para darle brillo y suavidad, pero no pueden. En definitivas tampoco les importa, cuando tienen el cabello revuelto realmente están creando sueños y fantasías, cuando se les reseca, usan aceites y mientras no pueden que brille, osi hacen brillar sus ideas. El cabello para el Cronopio se convierte en un universo donde los recuerdos se columpian y donde las risas juegan al escondite… es por ello que sin mucho afán, el cabello de los Cronopios es un parque para los sentimientos.

El cabello de los cronopios es como tierra abonada, por ser tan desordenado, allí puede crecer casi cualquier cosa: flores y plantas aromáticas, plantas psicodélicas y comestibles; que comparten con cualquiera.

“Flor y Cronopio: Un Cronopio encuentra una flor solitaria en medio de los campos. Primero la va a arrancar, pero piensa que es una crueldad inútil y se pone de rodillas a su lado y juega alegremente con la flor, a saber: le acaricia los pétalos, la sopla para que baile, zumba como una abeja, huele su perfume, y finalmente se acuesta debajo de la flor y se duerme envuelto en una gran paz. La flor piensa: «Es como una flor».”

 

FUENTE: http://experienciacortazar.com.ar/wiki/index.php?title=Manual_para_cuidar_de_un_Cronopio

Esta páginaexperienciacortazar.com fue modificada por última vez el 1 jul 2015, a las 09:32.
Esta página se ha visitado 25 259 veces.

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
¡Bienvenido! Inscríbete por email a nuestro servicio de suscripción de correo electrónico gratuito para recibir notificaciones de noticias, novedades y eventos.