Poesía peruana: desde los años de Hora Zero y Kloaka hasta los años 2012-2015

Perú
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Hora Zero pavimentó el camino para nuevas exploraciones en el espacio urbano modificado por los flujos migratorios andinos, y Kloaka condenó el deterioro moral de una sociedad contaminada por el autoritarismo y la corrupción.

Ensayo introductorio

En un revelador artículo aparecido a comienzos del siglo XXI, Luis Fernando Chuecasostuvo que el rasgo más relevante de la poesía peruana contemporánea consistía en su“diversidad”. Es decir que ya no era adecuado identificar un elemento discursivo crucial y unificador para describir la producción poética del Perú, como fue el coloquialismo en las décadas de 1960 y 1970. El crítico ilustraba, con ejemplos precisos, las múltiples corrientes y propuestas de los escritores del momento para desmentir ciertas tesis en boga que pretendían adscribir un sesgo común a la lírica del país de César Vallejo. En concreto, Chueca se anticipaba y se oponía al diagnóstico de algunos estudiosos, como José Carlos Yrigoyen, quien en 2008 declaró que el elemento característico de las publicaciones poéticas peruanas de los últimos añosestaba regido por una “hegemonía conversacional”.

KloacaDomingo de Ramos, Roger Santivañez Mary Soto, Edian Novoa, José Alberto Velarde, Mariela Dreyfus, Guillermo Gutierrez 

 

Horazero

Mora, Verástegui, Pimentel, Burga, Ostolaza y Jáuregui en el Bar Cordano de Lima, 1999.

 

 

Al hacer un balance de los poemarios lanzados entre los años 2012-15, consideramos pertinente coincidir con la sentencia de Chueca. Así, una detenida lectura y evaluación de loslibros más importantes del periodo comprendido en esta sección sirve para confirmar que la pluralidad estética es el aspecto determinante de la poesía peruana en lo que va de este milenio. Por lo visto, ya no puede explicarse la poesía escrita en el Perú apelando a un tipo de lenguaje único, sino que existe una confluencia de expresiones de tipo coloquial, hermético y neobarroco, entre otros territorios poéticos.

Cabe notar que en el siglo XXI se ha consolidado la relevancia de dos colectivos fundados el siglo pasado: Hoza Zero (1970s) y Kloaka (1980s). Las propuestas artísticas y políticas de estas agrupaciones han proyectado una poderosa luz en la actividad lírica de los mejores exponentes de las nuevas generaciones de poetas. Hora Zero pavimentó el camino para nuevas exploraciones en el espacio urbano modificado por los flujos migratorios andinos, y Kloaka condenó el deterioro moral de una sociedad contaminada por el autoritarismo y la corrupción. La carrera poética en solitario de algunos de sus miembros es notable. En esta entrega destacamos, en el campo horazeriano, el lanzamiento de la tercera edición de  Ave soul de Jorge Pimentel y de la obra completa de Jorge Nájar. Con respecto al movimiento anárquico Kloaka, un acontecimiento mayor fue la publicación de la obra reunida de Domingo de Ramos,un poeta que se caracteriza por su lenguaje torrencial que da cuenta de los diversos mapascitadinos alterados por el desborde provinciano hacia Lima y por la violencia subversiva de Sendero Luminoso y la guerra sucia del gobierno de Alberto Fujimori. Otros tres casos interesantes de la poesía de la década de 1970 son las ediciones de la obra total de Rosina Valcárcel, de tres libros fundamentales de Carlos López Degregori y de lasdos primeras colecciones de Abelardo Sánchez León. Estos escritores no se alinearon con algún grupo en especial, pero su poesía es relevante por el marcado compromiso político de izquierda (Valcárcel), por la meditación sobre el espacio familiar como aposento desde donde se codificala identidad del individuo (Sánchez León), y por la puesta en escena de realidades alternas quecuestionan la solidez de la enunciación literaria y del dominio del sujeto sobre el mundo (LópezDegregori).

Para atestiguar el clima diverso que atraviesa la poesía peruana de los primeros dosdecenios del siglo XXI, hemos reseñado una muestra de la vertiente neobarroca en la figura de José Morales Saravia. Su poesía pone énfasis en el plano significante del lenguaje para producir resonancias que amplían el nivel convencional de los vocablos. Santiago Aguilar relee la historia republicana del Perú a la luz de una óptica descolonizadora para criticar ciertos patrones heredados tras varios siglos de coloniaje español.

Por su parte, Alcides Tineo e Yván Yauriex ponen una suerte de religiosidad híbrida, fruto de la mezcla de la herencia cristiana con la cosmovisión prehispánica. Sobre la poesía de la generación de 1990, un grupo de poetas que maduraron al compásde la hiperinflación de la presidencia de Alan García y del horror de la guerra interna iniciada en 1980, destaca la voz de Miguel Ildefonso. Calibrada con tonos coloquiales y localizable enespacios complejos y racialmente mestizos, su poesía es la más ambiciosa y prolífica de su promoción, y logra aciertos meritorios. Convendría añadir a este breve repaso un dato relevante para explicar la vitalidad de la poesía peruana de hoy; a saber: el eficaz acceso descentralizado acanales de publicación por medio de las autodenominadas “editoriales independientes”, compuestas por sellos que buscan mantenerse al margen de las exigencias monetarias de las empresas tradicionales. Estos espacios brindan a los poetas, generalmente jóvenes y sin afán comercial, la oportunidad de ver editadas sus producciones. Dos de las editoriales de este tipo que lideran este rubro por ahora son Hipocampo y Paracaídas Editores.

Fuente: https://www.academia.edu/27716210/_poes%c3%ada_peruana_2012-15_forthcoming_ copiado el 17-10-2018 

¡Bienvenido! Inscríbete por email a nuestro servicio de suscripción de correo electrónico gratuito para recibir notificaciones de noticias, novedades y eventos.