Mirko Lauer- OPINION Observador. La República

"El acopio de poemas continúa a un ritmo considerable. Los invitados a leerlos son una lista larga de figuras internacionales, que vienen de todas las actividades de la cultura. Desde Gastón Acurio hasta Mario Vargas Llosa, pasando por Joaquín Sabina".

El cese. En el develamiento de esta tragedia-comedia, José Zapata ha conseguido recrear las pasiones de uno de los verdaderos héroes de nuestros días: el burócrata inconforme.

Inconfundible el logo: un caballo estilizado de Cristina Gálvez, bien rojo. ¿De qué otro color podía ser? Escribió Cisneros en su elogio del caballo: El Cid y Babieca, Roy Rogers y Tigre, Lord Byron y Lightning, el Llanero Solitario y Silver, el Quijote y Rocinante. Hombre y corcel como una sola cosa superior —el sueño del centauro— que pasan enhebrados a la historia. Celebremos simplemente que nuestro suplemento no se llame “El Volkswagen Rojo”.

La procesión infinita - Foto de la portada (DR)

La procesión infinita. "La violencia es uno de los temas de fondo de esta novela: la que afectó a Perú en la década de 1980, con los atentados de Sendero Luminoso, y la que surgió en la década de 1990 con el gobierno de Alberto Fujimori (en el libro se habla siempre de dictadura: «El Perú, Chato, tu patria, piensa, diez años sin dictadura»: pág. 18)."

Lidia Manyari, conocida artísticamente como Natasha, creadora visual, músicx y trabajadora independiente, madre y padre a la vez. Cabeza de familia.

Eran los años ochenta en Lima, un periodo marcado por la guerra interna y le preguntaban sobre cómo era ser mujer y hacer música en el Perú, ella respondía que había tenido la maravillosa suerte de ser torturada por agentes del Estado..

Plus d'articles...