"orprende que la agitada, dura, aciaga vida de este hombre no haya quedado reflejada en su poesí­a. Lo que se lee en la mayoría de los versos de su deliciosa y alegre obra contrasta con su áspera realidad. No obstante se encontrarán dos o tres poemas que sí­ traducen su angustia o su triste deambular por la vida."  

Arte gráfico RDB

La realidad de la breve estancia de Oquendo en Madrid contrasta con todo lo imaginado por quienes conocían su poesía, algo de sus andanzas por el Perú, pero nada o casi nada de lo que hizo el poeta en Europa. Antes de arribar a puerto francés ya tuvo el primer percance. La policía norteamericana en la zona del Canal de Panamá, lo desembarcó por considerarlo un evadido de la justicia peruana.

 

Excepto acerca de la obra poética de César Vallejo, son pocos los libros íntegramente dedicados al estudio de la obra de otros poetas peruanos y menos todavía los que ensayan visiones de conjunto de nuestra poesía. Y el número se encoge si se excluye los volúmenes que reúnen trabajos breves. 

Oquendo fue sepultado en el olvido hasta los años 60, por una crítica literaria anacrónica. Entonces, después de treinta años, el cosmos volvió a organizarse, escribí mi tesis universitaria; coincidentemente, aquellos años, Allen Ginsberg lo descubrió, y Mario Vargas Llosa lo evocó en su famoso discurso La literatura es fuego.

Descubridor de su tumba sugiere análisis para despejar la sospecha de que no pertenezca al poeta. Responden al escritor peruano que alguna vez insinuó que la tumba sería falsa y que no la certificó.

El 17 de abril del de 1905 nace en Puno Carlos Oquendo de Amat, que con el correr del tiempo sería el poeta mayor de Puno, En su breve y única obra 5 metros de poemas, al final él mismo resume su biografía con el siguinte dístico: “BIOGRAFÍA / tengo 19 años / y una mujer parecida a un canto”.

Carlos Meneses, su biógrafo más autorizado, señala que 1923 es el año de la más intensa soledad de Oquendo de Amat: «A veces, en medio de su soledad, sólo atina a recitar, insistentemente, sus versos a personas que acaba de conocer y que no están hechas para comprender poesía. Hay quienes lo toman por loco y huyen de él, dejándolo que hable solo, que se escuche a sí mismo». 

Plus d'articles...

¡Bienvenido! Inscríbete por email a nuestro servicio de suscripción de correo electrónico gratuito para recibir notificaciones de noticias, novedades y eventos.