Carlos Oquendo de Amat vivió su infancia huyendo de la persecución, e hizo de esta fuga parte de su esencia. Nunca perteneció a ningún lado, ni siquiera al grupo de intelectuales que alentaba su talento.

"Es acaso el único poeta peruano al que le bastó un solo libro para alcanzar la fama de los dioses." [...] Su libro 5 metros de poemas fue suficiente para que se erigiera como una de las voces más importantes de la literatura peruana.