En su divertida representación y aparente sencillez, la poesía visual de 5 metros de poemas nos recuerda que el despliegue de la técnica, si no se sujeta a la valorización del capital, promete crear inmensas posibilidades de juego. Su divertida negación del mundo social burgués y su pequeña fe revolucionaria, hacen del socialismo en tono menor de la poesía de Oquendo de Amat una fascinante posibilidad de crítica social.

Según Carlos Meneses, uno de sus biografos más importantes de Carlos Oquendo de Amat Campoamor era uno de los cines en el que se proyectaba peliculas de acción y al que frecuentaba gracias al acceso que le facilitaba su primo Juan Oquendo que trabajaba en él.

Plus d'articles...

¡Bienvenido! Inscríbete por email a nuestro servicio de suscripción de correo electrónico gratuito para recibir notificaciones de noticias, novedades y eventos.