Miguel Gutti lleva a Carlos Oquendo de Amat al teatro

OQUENDO LLEGA AL TEATRO

Para el teatro no hay imposibles, un actor y/o director pueden representar cualquier idea, concepto, argumento, que se propongan, por muy abstracto que sea o que parezca. La gran diferencia con los animales es que el ser humano puede representar, hacer de la metáfora carne y hueso de lo que fuere. Sacar conejos del forro de su alma.

Y eso es lo que ha hecho Miguel Gutti: poner en las tablas a los 5 metros de poesía, de Carlos Oquendo de Amat, un poeta salido de la letra U de la Underwod, como Martín Adán, su hermano, por decisión celestial de los manes de Barranco.

Esta mañana en el local que Cuatro Tablas tiene en la Casa de la Literatura, gracias a una invitación de José Manuel Infante, estuve frente a frente a los 5 metros de poesía. ¿Cómo ha logrado realizar esta actuación teatral Miguel Gutti? Primero, por la enseñanza de Cuatro Talas y de Mario Delgado, verdadera tradición del teatro latinoamericano contemporáneo. Segundo, por la imaginación teatral de Gutti. 3. Porque Oquendo es una caja de Pandora virgen, virginal, prístina, pletórica de imágenes, ideas sugerencias. De cómo Gutti se convierte en un loco o en un Ángel, en un iluminado o un desquiciado, alguien que está al borde de la vida misma, como fue la vida de Oquendo, al borde de la nada y de la luz. Del hambre, la tuberculosis, y la dicha divina.

Oquendo es el primer poeta urbano de la poesía latinoamericana. Por primera vez la ciudad contemporánea aterriza en sus versos. Tiene también, su poesía, unos toques de ciencia ficción bastante bravos y precisos. Pero básicamente es una poesía de color, de flores, de cintas, de perfume, de seda y papel japón, de alegría luminosa. De perfección. De armonía crítica, de tensiones escondidas con la dura realidad.

Gutti promete hacer una breve temporada, en la Casa de la Literatura, para el mes de setiembre, con motivo de un nuevo aniversario de Cuatro Tablas, gran oportunidad. Será motivo, entonces, concurrir para ver sonreír a ese muchacho que tenía 19 años y una mujer parecida a un canto.

Fuente: FACEBOOK https://www.facebook.com/omar.aramayo.39/posts/1866999423380296 Leido y copiado el 26 de jluio2018